Reportar comentario

A pesar del poco tiempo que he podido disfrutar de tus clases, la experiencia ha sido genial.
Me impresionó mucho, y casi desde el principio, la sensación de limpieza, relax y serenidad con la que me iba de tu casa, clase tras clase. Y eso es lo que me engancha y me encanta de esta bonita actividad.
Descubrir poco a poco en cada clase mi cuerpo, sus límites, sus fortalezas, es una experiencia que se la sigo recomendando a cada persona con la que hablo.
En cuanto a ti cómo profesora y guía creo que tus alumnos no pueden estar en mejores manos.
Me gusta la energía de la cabaña, la luz, el aire, los sonidos, el aroma a madera, el silencio.
Me gusta la forma en que percibes en cada clase el estado de tus alumnos para enfocarla en función del mismo. Cuando estamos up nos exiges más y cuando estamos down nos empujas hacia arriba.
Me gusta el timming de las clases: la relajación inicial, los ejercicios de respiración, el esfuerzo físico, esos 5 minutos de relax final acunados por tu voz y finalmente la oración que nos regalas.
En resumen, un auténtico placer ser alumno tuyo.