Reportar comentario

Mi experiencia con el yoga es muy positiva. En buena parte del año es el único ejercicio que, teniendo en cuenta las ocupaciones profesionales y deberes familiares, se puede realizar. Pero no es solo el ejercicio sino también la relajación que produce y el equilibrio que proporciona armonizando cuerpo y mente.
En mi caso, creo también ayuda a mantener una actitud más positiva hacia las personas y las cosas y una actitud más paciente y serena frente a los problemas.
Si a lo anterior le añadimos el particular encanto de la profesora Laura, entonces el efecto se potencia y multiplica. ¿Qué más decir de Laura?: es la dulzura en persona.